1 de abril

Aldo Beito – Profesor de Técnica vocal en la escuela

Qué pensarán los pájaros de nosotros?
Qué pensarán de lo que está ocurriendo?
Se mantendrán indiferentes ante la tregua que les estamos dando? Con menos humo, con menos ruido de motores, con menos deambular por los espacios compartidos como si fueran nuestros, con menos prisas…

Qué se dirán entre ellos en estos días que nos ven tan poco?
Nos echarán de más o de menos?
Comentarán entre ellos nuestra ausencia con sus cánticos? Qué les pasa, porque están tan tranquilos, les habrá alcanzado la conciencia, traman algo…

Qué pena no ser capaz de entender su musical idioma
por un lado…
Qué suerte también poder disfrutar de sus bellos sonidos
sin entenderlos
pero sí soy algo capaz de interpretarlos
aunque mi interpretación no se aproxime a su intención ni una migaja.

Disfruto de escucharles. Eso no pasaba antes…
No cada mañana en que la prisa se daba mucha prisa en atraparme
Y si interpreto que se dirigen a mi
en algún pequeño instante de su concierto
creo que me dicen: gracias. Gracias por escucharnos.

Disfruto de sentirles: presentes tan presentes…
Que sé qué no soy el único que les escucha y mi madurez se sosiega
porque puede saltar de un yo a un nosotros
y en alguna pequeña porción de su partitura
nos dicen: Se vuela mejor con menos mierda en las alas.

Y les imagino, a ellos, y les humanizo un poquito
lo justo, no vaya a ser que al humanizarles demasiado metan la pata
y en su armonioso diálogo alguno cante una nota discordante
sobre nosotros.

Hay mañanas en las que las letras de sus canciones están llenas de esperanza.
Se dicen: Los monos sin pelo se han calmado y dejan respirar a mamá tierra.
Hoy ha sido una de esas mañanas.

Otras mañanas son los pájaros más punkis los que vociferan en mi conciencia.
Se graznan: Volverán a su sistema, no aprenden, son el virus del planeta.
Ayer fue una mañana de estas.

Yo, nosotros y ellos y una mañana cualquiera.
La de mañana será diferente: mi ventana estará más abierta
escucharé, más fuerte, aún sin poder traducir lo que piensan
A ver si con más atención a sus notas de belleza
el ruido catastrófico de mis humanas palabras
Se avergüenza un poco y se ordena
dentro de mi y de nosotros y de nuestras humanas cabezas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s